Tendencias de consumo y de mercado
Tendencias de consumo y de mercado

En un mundo dominado por la accesibilidad omnicanal y la inmediatez, ¿podemos reconstruir modelos de consumo responsables?

RÁPIDO, CÓMODO, SOSTENIBLE: EXPECTATIVAS CONTRADICTORIAS Y EL FUTURO DEL CONSUMO En el último año y medio —con una pandemia mundial, una alteración en la forma de trabajar…

En October 29, 2021

RÁPIDO, CÓMODO, SOSTENIBLE: EXPECTATIVAS CONTRADICTORIAS Y EL FUTURO DEL CONSUMO

En el último año y medio —con una pandemia mundial, una alteración en la forma de trabajar y unas economías con soporte vital de los gobiernos—, las tendencias de consumo se aceleraron más allá de lo que muchos consideraban posible.

La mayor concienciación sobre la salud y el medioambiente llevó a un número aún mayor de personas a querer consumir de forma responsable. Al mismo tiempo, los confinamientos y el teletrabajo propiciaron una explosión de las compras a través de Internet de todo tipo de productos, desde ropa hasta alimentos. Según estimaciones de Ecommerce News Europe, el comercio electrónico del continente ascendería a un valor de 717.000 millones de euros a finales de 2020, un aumento del 12,7% con respecto a 20191. Según la Oficina del Censo de Estados Unidos, en 2020 los estadounidenses gastaron un 32,4% más en comercio electrónico que en 20192. Con todo este crecimiento aumentó la exigencia de las entregas rápidas y fiables.

Esta conjunción de factores ha situado a los consumidores en el primer plano de la logística de la cadena de suministro, que antes era una industria principalmente de empresa a consumidor (B2C). También ha planteado un desafío para las empresas de logística y sus clientes (por ejemplo, comercios y fabricantes) preocupados por su cuenta de resultados. ¿Cómo pueden buscar formas de ser responsables con el medioambiente — reduciendo las emisiones de CO2 y los residuos, creando empleo local—, a la vez que satisfacen las exigencias B2B y B2C de entregas rápidas y cómodas, y mantienen los costes al mínimo? Las preguntas se vuelven aún más complejas cuando se tienen en cuenta las complicaciones en entornos urbanos densos, donde los vehículos de reparto de todo tipo suponen ya el 20% del tráfico urbano y son responsables del 30% de la contaminación urbana3. Las limitaciones de espacio y tiempo se suman a los desafíos de las ciudades, que están creando marcos normativos para la movilidad de las mercancías. Es primordial encontrar nuevas soluciones.

Entre las soluciones, sobre todo para abordar los desafíos de última milla, se encuentran los «almacenes oscuros», almacenes más pequeños dentro o cerca de las ciudades cuyo único propósito es la ejecución de los pedidos por Internet y por teléfono. Las alternativas a la entrega a domicilio también están pasando a primer plano. Las taquillas portátiles para la recogida y entrega de pedidos, así como los microcentros de distribución y el sistema click & collect, son cada vez más habituales en todo el mundo. Una de las iniciativas de FM Logistic son los city corners, puntos automatizados de recogida y entrega en el centro de las ciudades para todo tipo de productos, desde alimentos frescos y congelados hasta paquetes voluminosos. Estos city corners de FM Logistic no son solo por razones de comodidad de los consumidores, también pueden reducir el tráfico, el ruido y la contaminación gracias a los recursos compartidos, crear nuevos puestos de trabajo en la ciudad y desarrollar la economía circular.

Estas ideas coinciden con otros grandes cambios en el ámbito de la logística, encabezados por el crecimiento del enfoque omnicanal de la venta retail: el uso de múltiples plataformas, perfectamente conectadas, para llegar a los consumidores y satisfacer sus necesidades a la vez que se mejora la eficiencia. 

Desde el punto de vista logístico, la omnicanalidad ofrece oportunidades de generar eficiencias que abarcan sectores enteros, incluso entre clientes de la competencia, lo que permite un mejor uso de los almacenes, el transporte y el embalaje, al tiempo que se reducen otros tipos de residuos. Esta mayor visibilidad del consumidor para el sector logístico conlleva un aumento de la responsabilidad. El seguimiento de los datos y la transparencia se convertirán en factores fundamentales, tanto para reconocer las eficiencias como para concienciar sobre la sostenibilidad a los consumidores, los socios del comercio y las autoridades públicas. En la suma de todos estos esfuerzos, desde la omnicanalidad hasta las soluciones de última milla, el sector logístico está pasando de un segundo a un primer plano, con la oportunidad de liderar el tipo de desarrollo sostenible que respeta al medioambiente y a los consumidores que quieren comprar de forma responsable.

¿Fue este contenido interesante, útil?